4 fotogramas,

Cenicienta

miércoles, marzo 25, 2015 María Reinoso García 2 Comments

El pasado 22 de este mes tuvimos la oportunidad de asistir al preestreno en Madrid de Cenicienta, la nueva cinta de Richard Madden que lleva a carne y hueso la película de 1950. La mayoría de nosotros hemos crecido con las películas de dibujos Disney, ya sea en VHS, DVD o en la televisión, siempre volvemos a ellas, disfrutándolas casi tanto como la primera vez. 

Últimamente parece que está de moda llevar estas grandes películas con personas en lugar de trazos. Una apuesta arriesgada que puede destrozar una gran historia de la niñez o hacer que te enamores de ella otra vez. La primera en llegar a nosotros ha sido Cenicienta, dirigida por el conocido Kenneth Branagh (Thor).

Todos conocemos la historia narrada por Disney hace ya más de sesenta años: Cenicienta, una joven huérfana de madre y padre vive en la casa en que se crió su familia con su madrastra y sus dos hijas, siendo relegada a una mera criada. Entonces, el príncipe convoca un baile al que están invitadas todas las doncellas del reino. No será hasta esa noche que la vida volverá a sonreír a nuestra protagonista.

Uno de mis mayores miedos a la hora de ver la película fue pensar que añadirían tramas inútiles carentes de sentido y, sinceramente, mis expectativas de la película estaban casi a nivel del suelo. Sin embargo, me vi sorprendida por la manera en que llevaron la historia.

El argumento de la historia de dibujos se ve enriquecido enormemente por una mayor profundidad de los personajes, dando respuestas a preguntas que no nos hacíamos hasta hace un par de años, y creando un prólogo mayor al que conocíamos para poder dar sentido a ciertas acciones de Cenicienta

Por otro lado, la fotografía transmite los sentimientos del film, desde la felicidad que siente la protagonista al estar en compañía de sus padres, hasta la tensión y rapidez de la misma por salir del palacio antes de que se rompa el hechizo.

Y no podemos dejar de mencionar en paseo por la película las actuaciones de la película. Cenicienta, interpretada por Lily James, suscitaba muchas dudas desde la salida del trailer. Sin embargo, en ella podíamos ver perfectamente al personaje de nuestra niñez. Helena Bonham Carter con su papel de hada madrina nos deja un poco frías, sin transmitirnos la dulzura de la original, lleva el personaje en un camino más humorístico hasta hacernos mostrar alguna que otra sonrisa. Richard Madden, o más comúnmente conocido en el mundo seriéfilo como Robb Stark, interpreta al Príncipe, un personaje plano del que solo podemos destacar su relación con el rey. Por último, pero no por ello menos importante, la madrastra interpretada por Cate Blanchett produce nuevas sensaciones al espectador con un backstory más amplia sin llegar a caer en el tópico de la justificación del villano. 

Por último, me siento obligada a destacar el maravilloso trabajo que ha hecho el departamento de vestuario. Si bien es cierto que los vestidos de las hermanastras son algo exagerados, el estilo con el que están confeccionados especialmente los de la madrastra y el príncipe hacen que nos trasportemos mejor al tiempo en que la historia se desarrolla. 

En general, una cinta bien dirigida de ritmo rápido con performances estelares de mano de actores tanto consagrados como noveles y de la que disfrutaremos volviendo a enamorarnos con la historia que tan bien conocemos. Aún así, el comienzo se hace tedioso, ya sea porque conocemos casi cada detalle de Cenicienta o porque no llega a atrapar al espectador hasta que Cate Blanchett sale a escena. El próximo 27 de Marzo estará disponible en las salas españolas. Hasta entonces, aquí abajo os dejamos el trailer para que podáis disfrutar de él.





María Reinoso

2 comentarios:

  1. Tengo ganas de ver esta peli aunque no se jajaj estoy un poco tiquismiquis últimamente y es posible que le saque muchas faltas jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotras íbamos con esa mentalidad, pero sorprendentemente nos encantó. Si no es en el cine, apuntala para verla en casa, merece la pena.
      ¡Un beso"

      Eliminar