[RESEÑA] Moonlight

En plena época de premios cinematográficos las redes se llenan de imágenes y comentarios sobre las películas más taquilleras. Moonlight, dirigida por Barry Jenkins, llega este fin de semana a las carteleras españolas para incorporarse a la charla sobre quién debe llevarse la estatuilla de los Oscar. Moonlight cuenta con 8 nominaciones entre las que destaca mejor película, mejor director y mejores actores secundarios.
 
La cinta narra la historia de Chiron, un niño de Miami cuya vida no es fácil desde el principio. Interpretado por Alex R. Hibbert en la juventud,  Ashton Sanders en la adolescencia y Trevante Rhodes en la adultez, la película se divide en tres partes las cuales, cada una de ellas, va ligada a un momento y a un nombre de la vida de Chiron. 
 
A lo largo de estas tres fases veremos a Chiron afrontando las dificultades que le impone la vida. Comenzando por su propia familia, la cual está destruida por las drogas. Esto llevará al joven Chiron a buscar cobijo en otras personas. Es así como termina topándose con Juan (Mahershala Ali) y Teresa (Janelle Monáe) un matrimonio el cual se convertirá en un pilar esencial de su vida.
 
Sin embargo, Chiron tiene un problema mayor, y es que no consigue encajar en la sociedad. Desde niño se convierte en una persona solitaria alejada de la gente debido a la incomprensión mutua que tienen la sociedad y él. La crueldad de los niños del colegio, el bullying que sufre y el desapego de su familia será lo que le incite a preferir la soledad como mejor compañía.
 
Esta es la segunda película realizada por Barry Jenkins y ya ha demostrado su gran maestría con la cámara. En especial con la presencia de tonalidades azules en las escenas marítimas y nocturnas , que crean el juego de luces que da nombre a la película.
 
Moonlight trata temas de lo más sensibles y especiales, pero no por ello deja de lado el realismo. Es decir, la historia de Chiron podríamos encontrarla en cualquier joven de barrio. Aun así, son temas tratados con sutileza que forman el eje principal de la película. 

 
A lo largo de la película vemos como se desarrolla el personaje de Chiron, su personalidad y su carácter. Cuando se utilizan más de un actor para realizar esto suele ser difícil ver las similitudes del personaje y terminamos viendo a dos personas completamente distintas. Sin embargo, en Moonlight todos los actores consiguen captar la esencia de primer Chiron que se nos presentan a pesar de las diferencias de edad. Encontramos cambios en el personaje debido al paso de la edad, pero todos ellos consiguen capturar la esencia. Los actores han conseguido que nos creamos que son la misma persona. 
 
El ritmo de la película se hace llevadero hasta la última parte. Puede que se deba a que toda la trama de esa parte trascurra en no más de dos escenas bastante largas. Y aunque la película trasmite esa delicadeza hasta su final, el sentimiento de vínculo con sus personajes se hace más flojo en esta parte. 
 
Quizás Moonlight no se lleve la estatuilla a mejor película debido a sus competidoras, pero tanto para el premio para mejor actor secundario para Mahershala Ali (el cual, desgraciadamente sale menos de lo que me gustaría en la película), mejor director y mejor fotografía, Moonlight viene pisando fuerte. 
 
 
Puntuación:
Patri A. 
Share on Google Plus

About Patri Alonso

Entre letras y cámaras está formado cinco estudiantes madrileñas de Periodismo (Patri, Bea, Laura, Ari y María) que adoran la literatura, el cine y las series. En este blog podrás encontrar cualquier cosa, desde reseñas de libros y películas hasta recomendaciones con nuestros contenidos favoritos, pasando por crónicas de eventos y las últimas noticias del panorama cultural.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada