2016,

Mañana empieza todo

lunes, marzo 27, 2017 Laura B 0 Comments

La vida de Samuel —Omar Sy (Samba, Intocable)— es una fiesta constante. Vive en un barco, cada noche le acompaña una chica (e incluso a veces dos) diferente, está de fiesta hasta que amanece y sabe que sin él esos eventos no serían lo mismo.

De la noche a la mañana su ritmo de vida cambiará drásticamente, cuando Kristin Stuart —Clémence Poésy (Fleur Delacour en la saga Harry Potter)aparece con un bebé de apenas tres meses en sus brazos. Kristin viene desde Londres para darle la noticia de que el bebé que lleva en sus manos es la hija de ambos, Gloria —Gloria Colston. Después de presentársela, Kristin deja a la pequeña con su padre, a quien le entra pánico porque él ni siquiera puede responsabilizarse de sí mismo.

Sin saber qué hacer, la única opción que valora Sam como sensata es presentarse en Londres para buscar a Kristin y devolverle a Gloria. Tras un incidente en el metro de Londres, en el que Sam acabará perdiendo su dcumentación, se topa con Bernie —Antoine Bertrand— un productor francés afincado en la ciudad desde hace mucho tiempo. Sam intenta buscar a Kristin con tan pocos datos que será imposible dar con su pista, y sin su pasaporte y con un bebé del que acaba de conocer su existencia hace pocas horas, no sabe muy bien qué hacer para reconducir su vida.

Mañana empieza todo es una cinta que te enamora por ciertos aspectos: el amor de Sam hacia a Gloria, la química que hay entre ambos traspasa la pantalla y la fuerza de la actuación de Omar Sy. Interpreta a la perfección a un hombre que mantiene vivo a su niño interno, cosa que hace florecer por completo la personalidad de Gloria.

Los personajes están muy bien construidos, en especial Sam, en quien se aprecia gran cambio en toda la película y una entereza abrumadora, salvo que en cierto punto tiene que explotar porque no soporta lo que parecía que se le iba a venir encima. Gloria tiene mucho carisma en pantalla y junto a Omar Sy se conforma un dúo del que no puedes evitar envidiar esa relación paternofilial.

La cinta tiene buen ritmo, no te aburre, quieres saber qué les deparará a continuación, te saca alguna risa de vez en cuando e incluso te quedas pensando cómo puede existir en la realidad alguien tan impulsivo como Sam. Pero sin duda es esa relación padre-hija el gran hilo conductor de la película, más allá de otra de las tramas principales.

Mañana empieza todo es una comedia dramática que particularmente me ha dejado muy buen sabor de boca. Omar Sy vuelve a comerse la pantalla como ya lo hizo en Intocable, pero esta vez desvela un lado paternal que refleja con mucha intensidad. Por la trama y por las actuaciones, no se merece menos de 4 fotogramas.


Aquí os dejamos el tráiler de la película, pero bajo nuestra recomendación, será mejor que vayáis a verla sin echarle un vistazo, pero la decisión queda en tus manos.





~ Laura B.

0 comentarios: